Brownie de cacao y remolacha

Ingredientes:

  • 250g de remolacha
  • 1 manzana
  • 4 huevos
  • 300g azúcar morena
  • 155g de cacao en polvo
  • 150g harina
  • 1 cucharadita de sal
  • 1/4 cucharadita de bicarbonato
  • 100g de mantequilla derretida

Cocer la remolacha con la piel hasta que esté tierna, comprobándolo con un cuchillo. Una vez tierna, pelar la remolacha y la manzana y pasarlas por la batidora. Reservar.

En un recipiente echamos los huevos y los batimos bien durante un ratito, a continuación añadimos el azúcar y volvemos a batir, luego incorporamos la mantequilla previamente derretida en una sartén, él puré de remolacha y manzana, la harina, el bicarbonato, el cacao en polvo y la sal y lo batimos todo hasta que la mezcla quede bien homogénea.

Precalentamos el horno a 180º.

Vertemos la mezcla en una tartera o en un molde, pero antes lo untaremos con un poco de mantequilla, (para untarla yo uso la base de una cuchara sopera), para que una vez echa no se quede pegada.

Metemos en el horno y horneamos durante unos 30 minutos. Es una tarta bastante jugosa, pero para comprobar que está echa la pincharemos antes de sacar del horno.

Si queremos desmoldarla esperaremos a que esté fría.

Garbanzos con berza

Ingredientes:

  • 450 g de garbanzos
  • media berza
  • 1cebolla
  • 1 puerro
  • 1 zanahoria
  • 2 dientes de ajo
  • 1 patata
  • una cucharadita de pimentón
  • aceite
  • sal

Ponemos la noche anterior los garbanzos a remojo.

En una sartén con un poco de aceite echamos los ajos picaditos y lo sofreimos. Una vez sofritos le echamos el pimentón y removemos unos segundos para que se disulva en el aceite, con cuidado de que no se nos queme. Seguidamente añadimos los garbanzos y el resto de la verdura, cortada a trozos, lo cubrimos con agua y lo dejamos cocer hasta que los garbanzos estén tiernos.

Coles de Bruselas al ajillo

Ingredientes:

  • Coles de Bruselas
  • Ajos
  • Agua (o vino blanco)
  • Harina
  • Sal

Cocemos las coles de bruselas (siempre recomiendo cocinar las verduras al vapor ya que conservan mejor todas sus propiedades y están más sabrosas).

Cortamos unos ajos a taquitos pequeños y los sofreimos en una sartén con un poco de aceite,  añadimos una cuchara pequeña de harina, un chorrito de agua o de vino blanco y sal y removemos, echamos las coles ya tiernas y las rehogamos unos minutos, hasta que espese la salsa.

Ensalada de remolacha y zanahoria

Ingredientes:

  • Remolacha
  • Zanahoria
  • Limón
  • Aceite
  • Sal

Pelamos la remolacha y la rallamos, que quede finita. Hacemos lo mismo con la zanahoria (no hace falta pelarla). Lo mezclamos todo y lo aliñamos, añadiéndole un chorrito de limón, en lugar de vinagre.

Para presentarlo podemos jugar con el contraste de los colores tan vivos de estas verduras, rodeando el plato con zanahoria sóla rallada, por ejemplo.

Contenido de la cesta (2 y 3 de diciembre)

Esta semana hemos tenido:

– Alubias: Judión blanco.
– Lombarda
– Col de Bruselas
– Remolacha
– Zanahoria
– Limones de la sevillana
– Cebolla
– Patata
– Ajo

El judión blanco (de La Granja pero afincado en Villasur) se pone a remojo la noche anterior, como todas las judías. Va bien sólo con vegetales o con carne, según gustos. Está tierno y carnoso, mmm.

Salud y que aproveche!

 

El otoño avanza inexorable…

P1060358

El otoño avanza inexorable.

Poco a poco, las huertas se van adormeciendo.

Las matas de pimiento, tomate y calabacín ya caducaron ante varias impenitentes heladas.

Los alubiares, el cebollar y el calabazar ya están recogidos, tras una larga campaña de otoño y recolección. Aún falta por recoger una parte del patatal.

Una alfombra de berrillos va cubriendo las huertas como una manta que las protegerá de los hielos que vienen.

Las lluvias empapan y enfrían el terreno, haciendo imposible su cultivo hasta la próxima campaña.

Sólo persisten ya las hivernantes coles, los irreductibles puerros, las sufridas zanahorias y las agradecidas remolachas. Las acelgas también tienen su aguante. Las escarolas están pidiendo clemencia para que las saquemos ya del huerto y las lechugas, como el viejo dicho popular, ya dijeron “adiós que es tarde”.

Pero, afortunadamente, las trojes están llenas de alubias, patatas, calabazas, ajos y cebollas, que nos proporcionarán, un año más, el alimento vital que nos tiene que hacer más fuertes, lucid@s y amables.

P1060343

Además contamos con el invernadero, que aún nos regalará alguna lechuga si no viene muy malo y nos permitirá recibir antes los frutos de 2015.

Arriba, alumbrando los desvanes, descansan los tomates de colgar que alegrarán nuestros desayunos, y los pimienticos rojos para aderezar los pucheros. En la alacena, esperan las conservas que nos recuerdan que hubo verano.

Los hortelanos se dedican ahora a recoger las varas de las alubias para guardarlas y conservarlas hasta dentro de unos meses, continuar la construcción del almacén, recolectar lo que llena las cestas de cada semana, atender a las dos compañeras de trabajo, Siria y Blanca, y escribir alguna que otra letrilla en el blog.

Algunas otras tareas cotidianas; alimentar las lombrices, las gallinas, limpiar el pajar, desbrozar las nuevas huertas, planificar la próxima campaña, afinar en la doma…

Así vamos recorriendo los ciclos de los astros y las estaciones, hasta que dentro de no mucho el sol pueda con la noche una vez más y los días recuperen, gota a gota, los minutos que perdieron. Otra vez los ajos, las habas, las nieves y las flores. Nuevos planes llenaran el horizonte, nuevas ideas para mejorar lo mejorable, para hacer más grande la colaboración, el intercambio y las amistades. Seguiremos avanzando por los caminos de la soberanía alimentaria y el amor por la tierra que entre tod@s vamos descubriendo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

ALIMENTOS QUE TE CONECTAN A LA TIERRA